Inicio Programas y Servicios Innovación Tecnológica
Innovación tecnológica Imprimir E-mail



El programa de innovación tecnológica es el eje principal de trabajo de Fundación Valles. Es el medio a través del cual se tiene un contacto directo con la realidad del sector agropecuario de Bolivia, se conoce sus necesidades y se responde adecuadamente a ellas.

La implementación de procesos participativos de levantamiento y priorización de demandas tecnológicas y de mercado han demostrado ser la base del éxito en el diseño de proyectos. El enfoque de atención de cadenas productivas, basado en programas de largo plazo, ha sido determinante en la atención de los factores críticos que limitan el desarrollo de los agronegocios y que impiden un adecuado desarrollo económico de las familias de pequeños productores.

Desde el 2001 hasta el 30 de junio de 2012, la Fundación Valles ha trabajado con 12 programas basados en cadenas productivas como cebolla, ajíes, especias, tomate, uva de mesa, maní, durazno, bayas, flores de corte, hortalizas, lechería y un programa de nuevas oportunidades. Se cuenta con 136 proyectos concluidos y 14 en ejecución y una población beneficiaria acumulada de más de 58.184 familias de pequeños agricultores, agrupadas en 122 organizaciones de base y pequeñas empresas. Se ha abarcado 80 municipios de siete departamentos de Bolivia.

Las intervenciones se concentran en la difusión de innovaciones tecnológicas existentes. Otras acciones de generación, adaptación y validación de tecnologías son llevadas a cabo de acuerdo a las condiciones agroecológicas de cada región, según los niveles de desarrollo y requerimientos de cada programa.

La Fundación está contribuyendo favorablemente al incremento de la competitividad del sector agropecuario del país a través del incremento de rendimientos y la disminución de pérdidas, en cultivo y en fase de poscosecha, de la mayoría de los cultivos atendidos; del mejoramiento de la calidad y precios de los productos de cultivos tradicionales; de la diversificación de la base productiva e introducción de cultivos no tradicionales, así como la creación de valor agregado a la producción primaria mediante el apoyo a la fase de transformación, el desarrollo y posicionamiento de productos y marcas, el mejoramiento de los canales de comercialización y apertura de mercados, locales e internacionales.

Estos elementos, entre otros, están permitiendo el desarrollo de proveedores de insumos y servicios a los programas, además del acceso de pequeños productores rurales a mercados de exportación, lo que indudablemente contribuye al mejoramiento de los ingresos y calidad de vida de las familias apoyadas.